TOMA ACCIÓN

Aunque los devastadores efectos de la pandemia del COVID-19 han repercutido en todos los aspectos de nuestras vidas, sólo hay una amenaza global a la que nos enfrentamos en este momento de transición en la historia. Detrás de la pandemia y conectada a ella, permanece la continua y creciente amenaza del cambio climático. Ambas amenazas afectan desproporcionadamente a las personas con condiciones de salud crónicas y menores ingresos, así como a las comunidades de color. Según un reciente estudio de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, esto se debe principalmente a la contaminación. Estas comunidades, por ejemplo, están expuestas a niveles más altos de contaminación atmosférica causada por el cambio climático que las comunidades más ricas, lo que debilita su salud general y aumenta sus tasas de mortalidad por COVID-19. Este nexo no es nuevo. El hecho de que coincidan estas enormes amenazas globales simplemente hace que sus desigualdades sean más claras.

El cambio climático en California sigue afectando a nuestro medio ambiente, nuestras comunidades y nuestra forma de vida. Los impactos van desde casos cada vez más frecuentes y extremos de incendios forestales, sequías, olas de calor, inundaciones, preocupaciones por la calidad del aire y del agua, la elevación del nivel del mar y la erosión costera, así como la propagación de enfermedades infecciosas.

Según una reciente encuesta estatal realizada por el Instituto de Políticas Públicas de California (PPIC), a la mayoría de los californianos les preocupan los incendios forestales más intensos (89%), las sequías más graves (88%), las olas de calor más agudas (81%) o el aumento del nivel del mar (74%). Esas preocupaciones están motivadas por el hecho de que los impactos del cambio climático como éstos afectan negativamente a la agricultura y al turismo en California.

Los californianos son muy conscientes del cambio climático y lo que significa para el futuro de nuestro estado. La reciente encuesta estatal realizada por el PPIC encontró que los residentes entienden y apoyan las políticas para abordar el cambio climático, incluyendo las leyes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Otros hallazgos clave de la encuesta:

  • Considerando la pandemia del COVID-19, el 74% de los californianos apoyan el uso de mascarillas en público.
  • Dos tercios de los encuestados dicen que la contaminación del aire es una amenaza grave, y los latinos y afroamericanos son los más propensos a decir que es un problema de salud.
  • La mayoría de los encuestados se oponen a la perforación en alta mar y están a favor de proteger los santuarios marinos

La mayoría de los californianos apoyan los intentos y políticas estatales actuales para combatir el calentamiento global:

  • 77% aprueban una ley estatal que exige que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan hasta un 40% por debajo de los niveles de 1990 para 2030.
  • 77% aprueban las políticas de cambio climático que requieren que todos los camiones comerciales vendidos en California tengan cero emisiones para 2045
  • 77% aprueban una ley que exige que toda la electricidad del estado provenga de fuentes renovables para el 2045.
  • 62% aprueban un sistema estatal de límites máximos y comercio, diseñado para proporcionar un incentivo a las empresas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

Actúa ahora

En medio de la crisis del COVID-19, los californianos apoyan firmemente las políticas del estado para abordar el calentamiento global. La encuesta del PPIC encontró que, en comparación con los adultos de todo el país, los californianos dan mayor importancia personal a la lucha contra el calentamiento global y el 73% de los californianos están dispuestos a cambiar su estilo de vida para reducir las emisiones.

Firma nuestra petición y muestra tu apoyo

Estimado Gobernador Newsom y Legisladores de California:

California sigue siendo líder en políticas sobre el cambio climático y ha continuado estableciendo sus propios objetivos y normas. Como votantes de California, nos preocupamos por nuestro medio ambiente y apoyamos firmemente las políticas sobre el cambio climático que abordan el calentamiento global e instamos a nuestros líderes estatales a hacer lo mismo.

Una encuesta reciente del Instituto de Políticas Públicas de California encontró que ocho de cada 10 californianos dicen que el calentamiento global es una amenaza muy seria para la futura economía y calidad de vida de California; el 73% de los californianos aprueban los objetivos de emisiones del estado y están dispuestos a cambiar su estilo de vida personal para ayudar a que eso suceda.

Los instamos a ustedes, nuestros líderes, a que continúen la lucha, resuelvan los impactos sociales, económicos y ambientales del cambio climático y tomen medidas inmediatas para asegurar un futuro sostenible para todos nosotros.

Respetuosamente,

Por favor de llenar su información en ingles.
* Su información será tratada en forma segura y confidencial

* Lea más resultados de la encuesta aquí

Sistemas de energía saludables

Construir un sistema de energía saludable significa avanzar en la "revolución" de la energía limpia que reduce las emisiones de carbono de nuestros sistemas de energía y transporte, creando comunidades más saludables. Los procesos contaminantes de producción de energía, tales como la extracción de petróleo y gas, a menudo plantean peligros extremos para la salud y el medio ambiente de las comunidades locales. Por ejemplo, el proceso de "fractura" de petróleo y gas consume cantidades cuantiosas de agua y puede contaminar el aire, el suelo y el agua potable de las comunidades que viven cerca. El 95% de las fracturas en California tienen lugar en el condado de Kern y esta práctica se está expandiendo. El Condado de Kern es también una región agrícola, donde la comunidad es principalmente inmigrante, gente de color y de bajos ingresos. Esto significa que, en el condado de Kern, los impactos de las fracturas y las perforaciones petroleras provocan destrucción ambiental, problemas de salud pública y discriminación racial. A pesar de los recientes intentos de dominar las fracturas y otras técnicas peligrosas de perforación petrolera, en gran medida, sigue siendo una práctica no regulada en California.

La promoción de la justicia climática a través de soluciones energéticas más limpias, como la electricidad sin carbón, la energía eólica y la energía solar, creará más puestos de trabajo y combatirá el cambio climático mediante la reducción de los contaminantes, al mismo tiempo que seguirá proporcionando energía para todos. Invertir en energía limpia ahorrará millones de dólares en costos de salud a las familias y probablemente reducirá las probabilidades de ataques cardíacos, asma y otras enfermedades prevenibles causadas por fuentes de energía contaminadas.

Crecimiento económico inclusivo

La aparición de la tecnología verde creará nuevos puestos de trabajo. Aunque este es un paso en la dirección correcta, podría ser perjudicial para las familias de color cuyos ingresos dependen en gran medida de los sectores de la agricultura y la construcción; sectores que generan emisiones masivas de gases de efecto invernadero. La necesidad de hacer más ecológicos esos sectores es esencial para reducir la pobreza y seguir proporcionando puestos de trabajo de manera sostenible.

La justicia climática incluye la creación de puestos de trabajo respetuosos con el medio ambiente que a su vez creen vías para salir de la pobreza y conducir a un futuro económico sostenible.

Comunidades sostenibles

A medida que avanzamos hacia la sustentabilidad, las comunidades de color podrían tener que pagar más sólo por las necesidades básicas. Estas comunidades son las que sufren mayor impacto por los reveses económicos y el deterioro ambiental.

Cinco de las ciudades con mayor niebla tóxica de California también tienen las densidades más elevadas de personas de color y residentes de bajos ingresos. Además, estos grupos gastan el 25% de todos sus ingresos en alimentos, electricidad y agua. Los barrios urbanos contaminados están expuestos a mayores temperaturas (efecto isla de calor) que aumenta el riesgo de enfermedades o muertes relacionadas con el calor. Además, estas áreas requieren más electricidad para para refrigeración del aire lo que aumenta los costos de la electricidad, lo que resulta difícil a las familias de bajos ingresos afrontar.

En áreas más rurales, los casos de clima extremo, incendios forestales e inundaciones costeras son sólo algunos de los impactos del cambio climático que influyen negativamente sobre la agricultura, el turismo y la rentabilidad interna en California. Los agricultores y pescadores comerciales y de subsistencia tendrán menos posibilidades de mantenerse, y serán menos capaces de hacer la transición a otros medios de vida.

Promover la justicia climática para reducir nuestra huella de carbono y usar productos que no dañen el medio ambiente ayudará a nuestra comunidades a hacerse más sanas y fuertes de manera sustentable.

Administración de la Tierra y el Océano

Asumir la administración de las tierras y océanos donde viven permite a las comunidades de bajos ingresos y de color crear economías saludables, sustentables y evitar el desplazamiento de las familias.

La contaminación y el deterioro afectan negativamente la salud de estas comunidades con mayor tendencia a consumir pescado de aguas contaminadas y a vivir cerca de fábricas contaminantes donde se exponen a químicos tóxicos y mala calidad del aire.

Los defensores de la comunidad están asumiendo un rol activo en su futuro siendo parte de la solución y decidiendo qué les sucede a sus tierras y su agua. El uso de parques y espacios verdes para cultivar alimentos saludables para la comunidad es una de las muchas maneras que ya se están implementando. La limpieza de ríos y otras fuentes de aguas contaminadas es el paso siguiente para asegurar fuentes de alimentos sanos para estas comunidades.

Promoviendo la justicia climática y asegurando la conservación de nuestra tierra y nuestros océanos, las futuras generaciones podrán disfrutar de los recursos naturales disponibles y vivir vidas más sanas.

Inversión para la Transformación del clima

Mientras los legisladores se retrasan, quienes viven en barrios contaminados que más se ven afectados por el cambio climático se han unido para lograr soluciones. Jóvenes ambientalistas ya han comenzado programas para generar conciencia respecto de ideas verdes y alimentos más sanos.

Invertir en comunidades de color a través de la educación y el financiamiento de programas aumenta el compromiso cívico de las comunidades de color. A través de una fuerte representación y resultados electorales, estas comunidades pueden estimular cambios de políticas a nivel local y más allá instando a los líderes políticos a lograr políticas ambientales sustentables que beneficien a todos.