TOMA ACCIÓN

Campaña en pro de la
eliminación gradual del
petróleo y el gas

Autor de la foto: Nacho Corbella

Oil wells

Un cambio urgente y muy necesario

Los líderes de California están enfocados en este momento en limitar la propagación y los impactos de la pandemia COVID-19. Sin embargo, enfrentar esta amenaza sin precedentes de manera efectiva requerirá abordar también otros problemas de salud comunitaria de larga data, como los causados por la falta de acceso a aire limpio, agua limpia y refugio adecuado.

Miles de residentes de California, por ejemplo, han sufrido problemas de salud causados por las industrias de petróleo y gas. Desde aguas subterráneas envenenadas en el Valle Central hasta pozos petroleros peligrosos sin tapar en Los Ángeles y el aire contaminado de las instalaciones de producción de petróleo cerca de los vecindarios de la Bahía de San Francisco, son las comunidades de color de bajos ingresos las que más sufren estos problemas.

A medida que luchamos contra la amenaza urgente de COVID-19 en nuestro estado, ahora más que nunca debemos asegurarnos de que todos los miembros de la comunidad tengan acceso a los componentes básicos de una existencia saludable. Recientemente, la Universidad de Harvard publicó un informe que vincula la exposición a largo plazo a la contaminación con el aumento de las tasas de mortalidad de COVID-19, y ya sabíamos que las personas que viven cerca de pozos de petróleo tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades crónicas que los hacen más vulnerables a una enfermedad como esta.

Para la seguridad de nuestros hijos, nuestras familias, nuestros amigos y nuestros vecinos, es hora de eliminar gradualmente el petróleo y el gas en California, para garantizar que, en tiempos normales, cada comunidad sea un lugar saludable para vivir, trabajar y jugar y que en tiempos como los que enfrentamos ahora, nadie se vea obligado a enfrentar una amenaza como COVID-19 con su salud comprometida innecesariamente por causas ajenas a su voluntad.

Las instalaciones de petróleo y gas en California son una amenaza para la salud pública, a menudo para las comunidades más vulnerables.

Todos los residentes de California, particularmente aquellos que viven en comunidades de bajos ingresos y comunidades de color, enfrentan problemas de salud causados por las instalaciones de petróleo y gas. Alrededor del 14% de la población del estado vive a menos de una milla de al menos uno de los más de 84,000 pozos de petróleo y gas existentes.

Haga clic aquí para ver un mapa de las instalaciones petroleras en California

Oil wells

Los pozos petroleros, las refinerías y las instalaciones de producción relacionadas también afectan desproporcionadamente la salud de miles de residentes. De los Californianos que viven en todo el estado en un área de una milla del desarrollo de petróleo y gas y en comunidades identificadas como las más vulnerables, casi el 92% son personas de color.

Californians living next to industrial pollution sources

Los Californianos que viven cerca de fuentes de contaminación industrial, como las instalaciones de petróleo y gas, enfrentan graves problemas de salud, como asma, enfermedades cardiovasculares y cáncer. Las toxinas producidas por estas industrias se han relacionado con problemas respiratorios y neurológicos y defectos de nacimiento.

Oil wells

La mayoría de los pozos de petróleo y gas se encuentran en comunidades que están muy contaminadas, principalmente en los condados de Kern, Los Ángeles y Ventura.

Maps pin

¿Sabía usted que…?

  • En California, 352 724 estudiantes asisten a la escuela en un área de una milla de un pozo de petróleo y gas
  • Actualmente, la ley estatal no limita qué tan cerca pueden estar los pozos de escuelas, hospitales o viviendas residenciales.
  • Hay 485 pozos de petróleo activos en el área de 1 milla de una escuela
  • Los estudiantes que asisten a la escuela en el área de una milla de pozos de petróleo y gas son predominantemente no blancos (79.6%)
  • Los pozos petroleros pueden liberar compuestos tóxicos en los acuíferos de agua dulce, exponiendo a las comunidades circundantes al agua potable contaminada.
  • Hay 3,468 pozos petroleros activos en el condado de Los Angeles, 880 operan en la ciudad; algunos se ubican cerca de 60 a 100 pies desde las puertas de entrada residenciales
Oil wells
  • La probabilidad de reportar migrañas fue 43 veces mayor en las personas que viven cerca de las actividades de desarrollo de gas natural en comparación con las áreas sin este tipo de actividad.
  • Las actividades relacionadas con el petróleo y el gas pueden afectar negativamente la salud mental, el bienestar y la calidad de vida de los residentes cercanos. Los estresores químicos y no químicos pueden contribuir a un mayor riesgo de sufrir depresión, ansiedad y fatiga.
  • Los estudios demuestran que el desarrollo de petróleo puede contribuir a dolores de cabeza, enfermedades de las vías respiratorias superiores, náuseas, hemorragias nasales y posiblemente un aumento en el riesgo de cáncer
  • La mayor parte de la actividad petrolera industrial de Los Angeles tiene lugar en comunidades minoritarias y de bajos ingresos.
  • Hay 35,000 pozos petroleros inactivos y desconectados en California. Más de 350,000 Californianos viven a 600 pies de pozos desconectados.
Oil wells
Oil wells

Cómo usted puede ayudar…
Firme La Petición

Elija su Región






Carta Regional | Valle Central

Queridos Legisladores,

COVID-19 es una amenaza sin precedentes para todas las comunidades de California. Es terrible que algunos Californianos se enfrenten a esta pandemia con su salud ya comprometida por la exposición de larga data a la contaminación de la industria de los combustibles fósiles.

La Universidad de Harvard publicó recientemente un informe que vincula la exposición a largo plazo a la contaminación con el aumento de las tasas de mortalidad de COVID-19. Como corredor de tránsito y sitio del 70% de la perforación petrolera y el 80% de toda la producción de gas de California, los residentes del condado de Kern ya se ven afectados por las amenazas de la salud de la contaminación tóxica de las aguas subterráneas y la mala calidad del aire. Las enfermedades respiratorias relacionadas con las emisiones del transporte ya eran una amenaza para los residentes rurales incluso antes del Coronavirus. En estos momentos, los residentes del Valle Central se encuentran en doble riesgo por la propagación de esta pandemia respiratoria.

Ahora más que nunca necesitamos que nuestros líderes comprendan el derecho que tienen todos los Californianos a poder acceder a aire y agua limpios. A medida que el mercado del petróleo y el gas toca fondo, no hay excusa para no dar prioridad a la salud y el bienestar humanos. Les insto a que consideren 1) los impactos en la salud que la contaminación actual y futura del petróleo y el gas les crean a las comunidades cercanas; 2) la importancia de las transiciones justas para los trabajadores y las comunidades a medida que eliminamos gradualmente el uso de combustibles fósiles en nuestra economía, y 3) la urgencia de esta situación, ya que las comunidades están confinadas en sus hogares junto a pozos de petróleo y otros usos tóxicos y contaminantes de la tierra.

El Valle Central merece empleos confiables que no perjudiquen la salud de nuestras comunidades. Es hora de invertir en empleos de energía limpia para reactivar nuestra economía y mejorar el aire y el agua de nuestra comunidad.

Recuerden: Todos los residentes de California merecen un ambiente limpio y saludable.

Respetuosamente,

* La petición enviada será en inglés. Su información será tratada de manera segura y confidencial.


Más información